Visita institucional de centros de Estonia. 2019-20.

Durante la mañana de hoy ha tenido lugar una visita institucional de una delegación de directores de centro y jefes de estudios de Estonia a nuestro centro; previo contacto, unos días antes, en el que mostraron un interés sincero por comprobar in situ el funcionamiento de un colegio innovador con la repercusión de Alborán en el entorno educativo. Interés por conocernos, que consideramos recíproco, pues son muy buenas las referencias que de su sistema educativo tenemos, al que hemos correspondido abriéndoles las puertas, como solemos hacer con nuestros visitantes, ya sean relacionados con el mundo de la educación de nuestro país, como de fuera.

Además de recorrer nuestras instalaciones y conocer los pormenores de nuestro proyecto educativo de mano del equipo directivo, nuestros visitantes han podido realizar un itinerario por las diferentes aulas de Infantil, EPO, ESO y bachillerato, donde han recibido puntual información por parte del profesorado y nuestro alumnado, tomando nota de los diversos espacios educativos y metodologías que se usaban en las diversas etapas, así como su justificación pedagógica. Además, para unos viajeros, que vienen de la nieve que les rodeaba cuando abandonaban su país, caminar por nuestros jardines, huerto ecológico, granja de animales, piscina y aulas al aire libre en un día tan luminoso como el de hoy, ha constituido un verdadero placer para los sentidos. Como lo es para nosotros este de atender a compañeros de otros países, que nos trasladan sus experiencias, siempre enriquecedoras, de las que todos aprendemos y nos permite crecer.

Tras un agradable intercambio de recuerdos de nuestras respectivas instituciones, realizamos la tradicional foto de rigor y nos emplazaron a devolverles la visita. Algo que valoraremos, en gran medida por el interés que despierta en este Colegio las prácticas que se llevan a cabo en otros lugares, y en particular en países en franca proyección al alza en materia de innovación y educación, como es el caso de Estonia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *